lunes, 1 de abril de 2013

PÉPLUM

Parece que fue ayer cuando celebrábamos las carnestolendas y ya ha pasado la Cuaresma entera. Cada uno habrá disfrutado de los días de Semana Santa a su manera, con más o menos recogimiento, pero lo que no ha cambiado es que, un año más, las cadenas de televisión programan indefectiblemente películas de tres horas de duración sobre romanos, judíos y más romanos y más judíos...
Criticadas por muchos, las sobremesas eternas deben seguir siendo de interés para los programadores por su audiencia y/o su rentabilidad. ¿Quién no ha visto esas escenas míticas en las que Moisés abre las aguas del mar Rojo o Ben-Hur pelea contra los elementos en su carrera de cuadrigas?


Por eso nos reservábamos para estas fechas un término que nos pareció especialmente curioso cuando lo descubrimos. Péplum, del latín peplum, peplo -vestidura típica de las mujeres en la Grecia antigua-, y este del griego πέπλος, es un latinajo que la Real Academia reserva al ámbito de la cinematografía para aludir a las películas ambientadas en la Antigüedad clásica.

Y el caso es que no aparece ni un representante de la Antigüedad si buscáis péplum en las imágenes de Google; sólo encontraréis maniquíes y modelos femeninas. ¿Por qué? Pues según nos explican nuestras gurús de la moda, las amigas de Mildred Mola, porque el péplum es un diseño retro muy actual que se caracteriza por añadir volumen en las caderas para destacar la cintura entallada. Pero eso nosotros no lo sabíamos, ni la RAE tampoco...

Y si os preguntáis qué han hecho los romanos por nosotros, como el Frente Popular de Judea en el péplum del humor por excelencia, pues ya tenéis la respuesta. ¡Dejarnos muchas palabritas sorprendentes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada